QR de cerveradepieuerga.eu

Noticias

20/08/2010
El Club de pesca y montaña Rivera-Pisuerga celebra su X aniversario.
Montañeros en chanclas
Fuente: elnortedecastilla.es

AHORA que el Club de Pesca y Montaña Rivera Pisuerga, con sede en Cervera de Pisuerga, celebra su décimo aniversario con numerosos actos, entre los que sobresale esa iniciativa para el próximo domingo de coronar simultáneamente los 64 picos palentinos con más de dos mil metros de altura, cobra mayor sentido la diferenciación que conviene establecer entre los verdaderos conocedores de la montaña y algunos frívolos aficionados de fin de semana, y también, la posibilidad de que la Junta comience a cobrar los costes del salvamento de determinadas personas rescatadas en la montaña.
La advertencia la formuló el pasado lunes el director general de la Agencia de Protección Civil y Consumo, Luis Aznar, durante la presentación del balance de los servicios que durante los seis primeros meses del año ha ofrecido el Servicio de Emergencias de Castilla y León 112. 59 rescates tuvo que acometer en ese periodo, con el consiguiente coste que supone movilizar a las cuadrillas oportunas y a los helicópteros necesarios para acceder a la alta montaña y trasladar a heridos o perdidos.
Entiéndaseme bien. Porque una cosa es atender a montañeros experimentados que han tenido un accidente o un percance inesperado, a pesar de su experiencia y de haber puesto todos los medios previos para prevenirlo, y otra muy distinta recibir una llamada desde un móvil de un andarín que se se ha atrevido con unas simples chanclas a recorrer la montaña. El propio Luis Aznar ponía otro ejemplo muy gráfico al apuntar que lo que se quiere es evitar que llame un mal aficionado a las once de la noche diciendo que se ha perdido y que tiene frío porque solo lleva encima una camiseta de tirantes.
Otras autonomías ya cobran, y aquí habría que establecer la fórmula de cómo proteger a los verdaderos montañeros, a los que se hallan federados o pertenecen a clubes acreditados, con sus correspondientes seguros, y de cómo castigar a los otros, a los que tiran alegremente el dinero de todos los contribuyentes

volver