QR de cerveradepieuerga.eu

Noticias

14/08/2011
El Robledal del Oso sirve aventuras de árbol en árbol en la Montaña Palentina
Una oportunidad única para disfrutar de un entorno natural privilegiado a vista de pájaro.
Fuente: ABC agencias

El 20 de agosto de 2010 se inauguró oficialmente este parque de aventuras, que gestiona la Fundación Patrimonio Natural y se encuentra ubicado en el monte La Dehesa, en Cervera de Pisuerga (Palencia), en tres hectáreas del Parque Natural de Fuentes Carrionas y Fuente Cobre-Montaña Palentina.

Es el parque de aventuras más grande de España, con hasta 150 retos distribuidos en seis circuitos de diferente dificultad, y el primero que se ha hecho en árboles.

Además, es el único con un circuito para sillas de ruedas, que permite a las personas con movilidad reducida disfrutar de esta aventura con todas las garantías de seguridad.

Así lo explica Inés de Castro, que junto a su marido Chechu González dirigen la empresa Aventuras y Aventuras, encargada de todas las actividades del parque, el cuarto que la Fundación Patrimonio Natural gestiona en Castilla y León, después del de Hoyos del Espino y Guisando en Ávila y Pinar Grande en Soria.

Hasta sus puertas, en plena Montaña Palentina, han llegado ya más de 3.000 personas procedentes de muchos puntos de la geografía española y también del extranjero, ha afirmado de Castro.

Además, "casi el cien por cien de las personas que prueban esta aventura, repiten", ha agregado, porque El Robledal del Oso ha sido capaz de sumar aventura y medio ambiente en un entorno privilegiado, que esconde tirolinas, rocódromos, pasos de monos, lianas de tarzán, telas de araña, tubos, troncos de equilibrio, redes de abordaje, puentes andinos, y una infinidad de pruebas.

Para cruzar sus puertas e iniciar una verdadera aventura no hace falta ser ningún valiente, pero "sí es necesario dejar el miedo en casa y tener muchas ganas de pasarlo bien. Y sobre todo no sentirse obligado en ningún momento a hacer nada que no se desee", ha agregado la monitora.

Hasta ahora se ha demostrado que "los más valientes son los niños y las mujeres", aunque basta con tener más de 4 años y superar los 110 centímetros para colgarse de los árboles y superar retos.

Para empezar es obligatorio colocarse un equipo de protección individual, con arnés, cintas de anclaje, mosquetones, poleas y casco, porque "siempre hay que estar sujeto" y poner todos los sentidos en la demostración que hacen los monitores para evitar dar pasos en falso y quedarse literalmente colgado.

Una vez aprendido que los mosquetones "tienen que estar siempre enfadados", que en cada reto solo puede haber una persona y que hay que decir "libre" cuando se termina, o que siempre hay que estar sujeto a la línea de vida, el cable de seguridad que va da árbol a árbol, el visitante está preparado para lanzarse a la aventura con todas las garantías de seguridad.

El límite lo pone la valentía de cada aventurero, pero los monitores no dudarán en frenar cualquier ataque de locura que pueda poner en peligro la seguridad de los clientes.

"Si consideramos que no es seguro, no podemos dejarles hacer lo que quieran, por mucho que se empeñen, porque nosotros somos los responsables y tiene que haber una seguridad absoluta", ha afirmado.

Asimismo, se ha diseñado un circuito a la medida de cada valiente, con una dificultad creciente que va desde el amarillo o infantil hasta el negro o muy difícil, solo recomendado para deportistas en plena forma, pasando por el verde o familiar y el naranja o mixto que se puede recorrer en silla de ruedas.

Para ello los responsables de Aventuras y Aventuras han fabricado una silla de ruedas que está homologada y patentada y tiene un tamaño que la hace apta para rodar por las alturas de árbol en árbol, ha explicado Inés de Castro.

Si bien, uno de los más espectaculares es el azul o canoping, porque tiene una dificultad media y dos tirolinas de 150 metros de largo y 50 metros de caída que permiten cruzar el valle de lado a lado entre los robles.

Una oportunidad única para disfrutar de un entorno natural privilegiado a vista de pájaro. EFE 1010336 aaf/lar

 

 

volver