QR de cerveradepieuerga.eu

Noticias

27/10/2012
La mayoria de intoxicaciones con las setas es por ignorancia, no por error.
Con motivo del comienzo de la temporada micológica, el experto Raúl Fraile ofrece este sábado una conferencia en Fuentes Carrionas (Palencia) sobre sus riesgos
Fuente: Juan Giles ABC.es cyl

Amanita muscaria

El Parador Nacional de Fuentes Carrionas de Cervera de Pisuerga (Palencia) acoge este sábado una conferencia del micólogo y técnico de la Cátedra de Micología de la Universidad de Valladolid, Raúl Fraile, una oportunidad para que los amantes de la micología y los que quieran iniciarse en ella conozcan cómo distinguir y sobre todo evitar los riesgos mortales que conllevan el consumo de algunas setas. Uno de los consejos que Fraile avanza es la necesidad de «no fiarse de los medios y recetas tradicionales», En este sentido, el micólogo resalta la importancia de no recurrir a a trucos caseros para saber si una seta es venenosa: «El único método fiable es hacer un escáner de la seta reconociendo cada una de sus partes y viendo que coincide con todas las características propias de esa especie».

Fraile resalta que la mayoría de las intoxicaciones que hay «es por culpa de la ignorancia, no de la confusión». El técnico de la Cátedra de Micolgía asegura que, generalmente, «las setas huelen bien, son bonitas y saben bien», por lo que mucha gente coge el hongo sin pensar en las consecuencias, «únicamente, porque ha visto que las recoger su vecino».

Boletales, más sencillos de distinguir
A la hora de aconsejar que setas son las más fáciles de distinguir, Fraile no duda en apuntar al grupo de «los boletales», unos hongos que permiten identificar si son comestibles «por el color de sus esponjas o por el de la carne al contacto con el aire». Respecto a las intoxicaciones, una con la que hay que tener mucho cuidado es la «manita faloides», que es la causante del 90 por ciento de los envenenamientos que hay.

De cara a este año micológico, Fraile considera que con las últimas lluvias «va a ser más próspero que el pasado», que fue bastante malo, aunque dependerá de si sigue lloviendo estos días. No obstante, el técnico micológico aprovecha para corregir la falsa creencia de que a finales de noviembre termina el tiempo de recolección, ya que en los últimos años se ha observado que «las producciones son máximas hasta diciembre e incluso enero» y muchas veces los hongos «quedan ahí» porque la gente no saben que están.

Expolio
Otras de las complicaciones con las que se está enfrentando el sector micológico en los últimos años es el de las bandas que expolian los campos de setas. Para combatir estos robos, muchos ayuntamientos se han hecho responsables del acotamiento micológico, una práctica que Fraile comprende, aunque cree que es necesaria «una asociación de comarcas para que haya una regulación común» que permita a la gente recoger setas en otros municipios. En este sentido, apunta que desde la Cátedra están trabajando en «hacer que las tasas sean muy bajas».

volver

Galería fotográfica