QR de cerveradepieuerga.eu

Noticias

25/09/2013
Una exposición rescata del olvido las ermitas rupestres de Castilla y León y Cantabria
Los eremitorios a los que los visitantes se pueden acercar a través de la mirada de Agustín López Bedoya se encuentran en el norte de Palencia y Burgos y la zona meridional de Cantabria
Fuente: ABC.es

Ermita rupestre de San Vicente en Cervera de Pisuerga

La muestra fotográfica "Santuarios de Silencio" rescata del olvido quince eremitorios rupestres de Palencia, Burgos y sur de Cantabria y llama la atención sobre la necesidad de conservar y difundir este patrimonio desconocido, ignorado y prácticamente olvidado.

"Entrar en una ermita, que a veces tiene inscripciones con cruces, sentarte y escuchar el silencio, es impresionante", relata Agustín López Bedoya, autor de las treinta fotografías en las que ha sido capaz de congelar el tiempo y captar el silencio de quince eremitorios rupestres de los siglos IX y X.

Una exposición, que se ha inaugurado hoy y puede verse hasta el 23 de octubre en la sala de exposiciones del Centro Cultural Provincial de la Diputación de Palencia, con la que López Bedoya invita al público a conocer estos santuarios, a escuchar la música y "sentir lo mismo que pudieron llegar a sentir los ermitaños que allí vivieron y murieron".

Bajo el título "Santuarios de Silencio" el artista se centra en los eremitorios diseminados a través del cinturón del Alto Valle del Ebro, desde Cervera de Pisuerga hasta el Valle de Valderredible, y expone quince ermitas rupestres de los siglos IX y X enclavadas en el norte de las provincias de Palencia, Burgos y la zona meridional de Cantabria.

Las ruinas de la ermita rupestre de Caserío de Rebolleda en Burgos, la necrópolis de Santa Maria de Tejuela en Villanueva Soportilla, también en Burgos, la ermita y la necrópolis de San Vicente en Cervera de Pisuerga (Palencia), la de San Acisclo y Santa Victoria en Arroyuelos, Cantabria, o la ermita rupestre de los santos Justo y Pastor en Olleros de Pisuerga (Palencia) son algunos de los ejemplos más representativos.

"De algunas solo quedan ruinas, otras llegaron a estar habitadas por gitanos, muchas se han destruido", se ha lamentado el artista.

Por eso en sus fotografías ha captado esos enclaves, idóneos para retirarse del mundo, que posiblemente se desarrollaron en la Península Ibérica entre los siglos IX y X, y que ahora recupera para "trasmitir el respeto al patrimonio histórico".

"En muchos casos estas ermitas están muy ignoradas y olvidadas y tenemos la obligación de hacer un esfuerzo de conservación y divulgación", ha insistido.

En ellos, junto al silencio pueden percibirse tensiones invisibles, testimonio de vivencias de aquellos ermitaños que buscaron cobijo en esas cuevas naturales, excavando la roca, recreando espacios con apariencia de iglesia, con separaciones entre nave y ábside, grabando en sus paredes inscripciones o signos como el de la cruz, y convertirlos en lugares sagrados orientados al culto, ha explicado.

"Una exposición diferente, muy visual, que habla del pasado, de una tradición mística, combinada con un paisaje que traslada a otras culturas y que sirve para reflexionar", ha apuntado la diputada de Cultura, Carmen Fernández Caballero.

Hasta el 23 de octubre podrá verse en Palencia y después la exposición viajará hasta Cantabria y Burgos, pero además se expondrá en las localidades donde haya enclaves de este tipo, a través de la iniciativa Expo en red, según ha anunciado la diputada de Cultura.

 

volver

Galería fotográfica